Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 147

BANNER LARGO PREGUNTA LVS

Ingresar

¿Por qué está incrementando el precio del queso en Venezuela?

  • Escrito por El Emprendedor
  • Publicado en Mercados
Destacado El queso es uno de los productos más consumidos por los venezolanos El queso es uno de los productos más consumidos por los venezolanos

Existe preocupación en la población debido al alza de los precios de charcutería, que incluso se acercarían al precio de la carne


Las tendencias de consumo varían en cada país dependiendo de las características de su población, ya que hay mercados en los cuales hay preferencias por ciertos rubros y otros no.

En Venezuela hay una característica fundamental y es que la charcutería es algo que se mueve constantemente durante el año. El ciudadano común comúnmente acompaña las tradicionales arepas con un contorno de queso en sus diferentes presentaciones.

A lo largo de la historia este producto ha tenido un precio fijo que ha sido menor al de otros rubros como las proteínas animales. Según los especialistas esto se debe a que es mucho más económico producir lácteos y sus derivados, a realizar todo el proceso agropecuario necesario para el consumo de carnes. Esto estaría cambiando.

El queso es un alimento altamente demandado por la sociedad local. Anualmente son muchas las toneladas que se  producen y van directamente a los hogares del venezolano, sin embargo, esta ha disminuido significativamente en los últimos años.

La situación actual no es la más alentadora para producir o distribuir productos, tanto así que los números indican que es más sencillo y rentable importar desde economías extranjeras que fabricar en nuestro territorio, algo impensable hasta hace unos años. ¿Qué está pasando?

¿Qué está pasando con el queso?

Como lo explicamos, aproximadamente desde el mes de agosto, hemos visto como los lácteos y sus derivados se alejan del alcance de las personas de menos recursos.

Esto ha puesto en jaque a los comerciantes, que ven una caída en la demanda de sus productos a causa del menor poder adquisitivo del consumidor local. Muchos ven el producto terminado, es decir el queso rallado o duro en el plato, pero desconocen el proceso que hay detrás de todo esto.

Para conocer más en detalle el procedimiento, El Emprendedor entrevistó y consultó información a varias fuentes que están dedicadas a la producción y distribución de este producto lácteo.

Primero que todo hay que hablar de Jesús Lobo, quien desde hace más de tres años se dedica a la distribución de estos lácteos al mayor por toda la ciudad capital.  

El comerciante habló sobre todos los insumos que se necesitan para solo producir 1 kg de queso. Algunos de ellos son:

  • Entre 7 u 8 litros de leche, dependiendo de su calidad.
  • Cuajo.
  • Sal.

Estos tres son los implementos básicos e indispensables que se requieren para producir el queso. Veamos ahora el precio promedio de cada uno:

  • Leche: 22.000 bsS.
  • Cuajo: 60$.
  • 300.000 bsS

Solo con multiplicar la cantidad de litros de leche que lleva un kg de queso el monto supera los 150.000 bsS, sin contar los otros elementos que están, desde hace varios meses se encuentran dolarizados.

El transporte

La situación del transporte en Venezuela es compleja: La hiperinflación ha hecho que los costes de repuestos, insumos como aceites, cauchos y demás servicios tengan costos que superan el poder adquisitivo de buena parte de la población, creando una barrera para los demás sectores de la economía.

Para traer queso a las charcuterías hay que rodar cientos de kilómetros, ya que estos productos se producen en cierto tipo de fincas y haciendas con distintas características especiales, ubicadas comúnmente en regiones alejadas de las grandes ciudades.

Los precios del servicio de flete pueden costar:

  • De Barinas a Caracas: 270$
  • De Coloncito a Caracas: 350$

Las carreteras en muchos casos no están asfaltadas y el desgaste de algunas piezas es importante, requiriendo un mantenimiento preventivo casi mensualmente.

Algunos de las piezas que suelen desgastarse más en este tipo de traslados son:

  • Cauchos.
  • Baterías.
  • Tren delantero. (Debido al estado del pavimento.)

Estas partes por lo general no suelen bajar de 40 o 50$, ya que se está hablando de camiones 350 o 750 que requieren de mayor capacidad y tamaño para trabajar de forma óptima y realizando viajes constantes.

A esto hay que sumarle la cantidad de alcabalas que pueden atravesar las empresas transportistas para llegar a las zonas de descarga. En muchos casos se han registrado la entrega de mercancía “gratuita” como forma de pago en caso de no contarse con los fondos necesarios para pagar las tarifas que cambiarían de forma arbitraria.

Si bien esto afecta el desempeño empresarial y comercial, la realidad es que el peso de estas barreras siempre recae en el consumidor final.

Cadena de intermediación

Muchos expertos en temas económicos de todo el mundo han asegurado que dentro de la cadena de distribución, solo el 30% del costo del producto va en la fabricación, mientras que el resto del 70% va a intermediación, transporte y promoción.

En Venezuela esto se aplica a pesar de la crisis, especialmente en la industria Agropecuaria. Según el presidente de Fedenaga, Armando Chacín, son más de 5 actores que intervienen directamente en la venta del queso. Estos son:

  • Unidades de producción.
  • Quesera.
  • Distribuidores o “ruteros”.
  • Mayoristas.
  • Minoristas o puntos de venta al público.

El cliente les paga a todos ellos para poder tener el producto en sus manos. Esto indica que, si bien es cierto que el consumidor recibirá un golpe al bolsillo, los pequeños comerciantes también se ven afectados, especialmente si no cuenta con muchos proveedores o no poseen suficiente capital para la reposición de inventario, que incrementa más rápido que la generación de ingresos.

Escasez de gasolina

Uno de los principales productores de crudo del mundo tiene una escasez de gasolina que en algunos estados puede llegar a ser más que grave. En todos los estados del país, desde hace varios meses, se han registrado largas colas que pueden exceder las 24 horas.

Esto afecta  a los habitantes que viven en estados como Lara, Táchira, Mérida, Zulia y muchos más. Sin embargo a quién más afecta es al sector productivo, en el que para transportar los bienes y servicios que necesita el consumidor final, ahora es necesario las mencionadas filas o comprar combustible en el mercado negro, mal llamado “bachaqueo”.

Todo esto hace que el producto se encarezca y sean los de menores recursos los que finalmente pagan las consecuencias.

Así es como en lo que en los últimos meses el precio promedio de un kg de queso puede variar de entre 240.000 bsS por kg, hasta los 270.000 bsS por kg, dependiendo del comercio, siendo incluso superior varios cortes de carne.

Delincuencia, otro costo operativo:

A pesar de las discrepancias entre el costo y las ganancias, todo lo que se ha mencionado es parte del proceso de producción y distribución del producto, sin embargo, existe una variable mucho más importante y que no todos toman en cuenta.

Se trata de la inseguridad.

Muy pocos saben lo que tienen que pasar los productores venezolanos para poder producir bienes y servicios para la población.

Un ejemplo de ello puede verse en un comunicado que emitió el 24 de diciembre la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (FEDENAGA), en la que denuncia la toma de tierras (con todo lo que estas incluyen) por parte de grupos irregulares.

Según una nota de prensa, más de 400 búfalos fueron robados hace aproximadamente seis meses, mientras que no existe respuesta por parte de las autoridades. Además de esto ha recibido amenazas contra la vida de su familia, fenómeno que no ha permitido el desempeño laboral normal.  

Se trata de la unidad de producción Santa Ana, ubicado en pleno municipio Barinas, del mismo estado. Estima que antes de los hechos, producía más de 3.000 litros de leche, capacidad que se ha visto coartada por la delincuencia.

Muchos otros casos que no salen a la luz pública pero que ocurren diariamente, y pocos casos han registrado el apoyo de las autoridades, mostrando como la falta seguridad jurídica es una de las grandes limitantes a la que se enfrentan los empresarios venezolanos.

Con un contexto como este, ¿es posible imponerle un precio de venta final al productos o comerciante? ¿Quién garantiza la rentabilidad de las iniciativas privadas? Este factor, aunque normalmente ignorado por el consumidor, nunca debe tomarse por sentado.

Conclusiones

¿Hasta cuándo seguirá este fenómeno? Es complejo determinarlo. Probablemente el primer trimestre del año el precio del queso se empareje con otro productos como la carne y los huevos, sin embargo dependerá mucho de los factores que se han mencionado el día de hoy.

Lo que sí es cierto es que, mientras las políticas económicas no busquen incentivar y potenciar el desarrollo empresarial, seguirá habiendo una merma en la producción nacional, independientemente del rubro. La recesión tiene cerca de 8 años en el país y aún no se han establecido soluciones reales capaces de detener la caída.

Es hora de activar la seguridad jurídica y sincerar el mercado desde todo punto de vista. Que todos los productores se vean recompensados por abastecer a unos consumidores que demandan sus productos.

Tanto empresarios como políticos conocen las medidas que deben llevarse a cabo para ver un verdadero cambio en la economía, solo queda esperar cuál es la decisión que se toma en las altas esferas.

Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa