BANNER LARGO PREGUNTA LVS

Ingresar

La importación sin aranceles estaría reduciendo la producción azucarera

  • Escrito por El Emprendedor
  • Publicado en Mercados
La producción azucarera disminuyó más de 20% entre el 2018 y el 2019 La producción azucarera disminuyó más de 20% entre el 2018 y el 2019

Solo nueve centrales han trabajado en el 2020, poniéndolos en desventaja frente al producto terminado que entran por los puertos venezolanos


La economía venezolana presenta distorsiones económicas que dan como resultado una coyuntura compleja tanto para empresarios como para el consumidor final. La hiperinflación y las estrategias políticas han generado un clima de desconfianza que puede apreciarse principalmente en el nulo valor de la moneda.

Uno de los problemas que han denunciado los comerciantes es el poco incentivo que existe para levantar la producción local, especialmente de aquellos rubros que son indispensables para el consumo diario y que el país cuenta con tierras extensas para lograrlo. El azúcar ha sufrido un revés luego que el gobierno decidiera exonerar aranceles para hacer más sencillo el proceso de importación,.

Esto ha hecho que empresarios decidan importar el producto terminado, empaquetado y traerlo a los puertos venezolanos a un costo mucho menor de lo que vale producirlo en las centrales azucareras. La cadena de distribución tradicional se ha alterado a consecuencia de la escasez de combustible, inseguridad física en los campos, costos de equipos y corrupción de los cuerpos de seguridad del estado.

¿Por qué es más costoso producir azúcar que importarla?

Las políticas económicas del ejecutivo empezaron a cambiar a mediados del 2018, cuando el Banco Central de Venezuela emitió un comunicado que permitió la libre fluctuación del dólar mediante la oferta y demanda de la misma institución, finalizando parcialmente con más de 15 años de control de cambio. A partir de aquí las divisas comenzaron a circular con mayor facilidad que en años anteriores.

Posteriormente en diciembre del mismo año el gobierno decidió exonerar aranceles a varios rubros de consumo masivo e higiene personal que para el momento escaseaban debido a la complejidad cambiaria y presión económica. Los comerciantes empezaron a importar mercancía con menores trámites, posicionándolos en el mercado con una mayor rentabilidad que con artículos  nacionales.

Así fue como surgieron los bodegones, presentándose una oportunidad de traer productos que escaseaban en el país sin la burocracia que existe en los demás sectores económicos. Todo esto ha hecho que aquellos rubros exentos entren al mercado con un precio inferior a los locales, presentando una ventaja competitiva que está afectando a comerciantes y empresarios venezolanos.

El azúcar importada como producto terminado no tiene que pasar por todos los intermediarios y agentes económicos que encarecen y complican el proceso de distribución desde el fabricante hasta el consumidor final, algo que sí tienen que vivir los productores venezolanos, vendiendo a pérdida en muchas ocasiones y dificultando la sostenibilidad de las operaciones.

Producción de azúcar en mínimos históricos

Como la mayoría de rubros agrícolas en el país, la producción azucarera se encuentra en niveles que data de hace 60 años como consecuencia de las políticas estatales que han incentivado la importación de este bien. Oscar Contreras, Presidente de la Sociedad de Cañicultores del estado Portuguesa, afirmó que los inventarios de azúcar se encuentran en las centrales azucareras a la espera de pago por materia prima, algo que entorpece el proceso de distribución y venta

En el 2020 se molieron 1,8 millones de toneladas, una cifra que representa un 21% menos que el año anterior, cuando se molieron 2,3 millones de toneladas aproximadamente. La caída de insumos básicos para controlar la maleza, aumento de la inflación y escasez de combustible ha sumado una pérdida de mercado en comparación con los productos importados.

Por su parte José Ricardo Álvarez, presidente de la Federación de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela (Fesoca) anunció que entre todas las empresas azucareras venezolanas cubren apenas con el 20 o 30% de la demanda nacional, cuando antes abastecía todo el mercado y exportaban a otras naciones del continente.

La mayor parte del consumo en estos momentos se lo están llevando los importadores, asfixiando a los productores locales.

Políticas que no incentivan la economía nacional

Un gobierno tiene la tarea de crear la mayor satisfacción en sus ciudadanos mediante la administración de recursos que permitan el libre desenvolvimiento según las leyes de cada país. Venezuela ha tenido un retroceso en todos sus indicadores económicos, especialmente las relacionadas con la producción interna.

No hay ningún sector agrícola que haya mostrado signos de crecimiento en estos últimos años, un fenómeno que nace producto de medidas que han desamparado a los empresarios y comerciantes venezolanos, que finalmente son los encargados de crear y distribuir productos que generan riqueza para la nación.

Solo los importadores se han beneficiado de la exoneración de aranceles, que premia la compra de mercancía al exterior pero no la producción y explotación de cada una de las áreas con las que cuenta Venezuela.

Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa