Banner horizontal Angel Barcelo

Ingresar

Las estrategias del sector agroindustrial para financiar la producción de alimentos

  • El maíz y la caña de azúcar presentaron un crecimiento significativo en cuanto a superficie sembrada.
  • Los fertilizantes han aumentado un 116% a nivel mundial, lo que ha impactado la estructura de costos de los productores.
  • Ante la falta de financiamiento, han entrado al mercado actores de crowfunding para inyectarle recursos a los agricultores.
  • Las asociaciones y gremios están ayudando a sus afiliados a través de planes de financiamiento.

El 2021 dejó muchas noticias positivas para la economía venezolana. Una de ellas fue el aumento de más del 5% en la producción de alimentos, lo que ha beneficiado a los consumidores en general al tener mayores alternativas a elegir. Esto se ha visto reflejado en los anaqueles, donde existe una mayor variedad de productos a pesar de los problemas de hiperinflación, inseguridad jurídica y falta de financiamiento que existe en el territorio.

Para conocer más al respecto, El Emprendedor entrevistó a Saúl López, presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos y Afines. El gremialista indicó: “Hubo un crecimiento general en la producción primaria de alimentos, especialmente en los rubros más importantes como la caña de azúcar y el maíz. Estos fueron los más relevantes en cuanto a crecimiento por superficie sembrada, así que sigue pendiente el tema de la rentabilidad. En este sentido, en términos de superficie pasamos de 140 mil hectáreas a 200 mil hectáreas de maíz, mientras que en arroz no hubo ampliación en la frontera agrícola”.

El ingeniero explicó que el arroz es un rubro que requiere mayor inversión, lo que supone un mayor riesgo para el productor. Por ende, se trata de un sector bastante complejo desde el punto de vista agronómico. “Este año hubo más esquemas de financiamiento por parte de los agroindustriales, lo que ha sido un gran apoyo para el agricultor”, expresó López.

¿Qué ha cambiado entre el 2020 y el 2021?

Uno de los problemas que enfrentan los productores nacionales es la falta de financiamiento producto del alto encaje legal que ha implementado el Banco Central de Venezuela. Ante esto, los empresarios han tenido que buscar nuevas fuentes de financiación para poder mantener sus unidades de producción.

Ante esto, Saúl comentó algunos de los métodos que han usado para mantenerse en el mercado. “Los industriales te entregan los insumos, compran las semillas, agroquímicos y fertilizantes, y al financiártelos ellos tienen márgenes de utilidad bastante interesantes, incluso de un 50% en algunos casos. Posteriormente, el productor le paga con la cosecha o después o con dinero luego de vender lo que haya sembrado”.

A pesar de que los agroindustriales compran los materiales al mayor y se las entregan al productor, en algunas ocasiones suelen ofrecer tratos que terminan siendo perjudiciales para el campesino.

“Las condiciones del mercado son bastante particulares, porque el sector primario abastece solo el 30% del consumo interno. Sin embargo, si a esto le sumamos la agroindustria los números son mayores, ya que han tenido una capacidad de respuesta mucho más rápida y por esto ha crecido, de hecho, los números de Cavidea muestran un 22%”, explicó Saúl.

Por otro lado, el gremialista aseveró que muchas asociaciones han desarrollado esquemas sostenibles, brindándoles facilidades de financiamiento a sus afiliados. “Ellos compran 30 mil toneladas de fertilizantes a un precio mucho más económico de lo que le saldría a un productor, lo que sería inviable. Si a esto le sumamos los otros actores que están financiando pues explica como el maíz tuvo un crecimiento en este 2021”.

Expectativas para el 2022

El profesional del agro señaló que hay muy buenas expectativas de cara al 2022 debido a nuevas iniciativas de crowfunding que permiten levantar recursos de una manera más eficiente. “Hay una empresa que viene hablando de que financiará más de 60 mil hectáreas, lo que demuestra que son esquemas muy interesantes que lógicamente va a hacer que la agricultura crezca”.

A su vez, López indicó que sin financiamiento es imposible que el sector aumente, así que es necesario que las asociaciones, gremios y los demás actores que están entrando con estos esquemas de financiamiento sigan participando para que los venezolanos continúen disfrutando de alimentos hechos en Venezuela.

Solo queda esperar que el gobierno nacional pueda garantizar los más de 80 millones de litros que requiere el agro venezolano para iniciar el ciclo de siembra. A su vez, es necesario que Pequiven aumente su capacidad para abastecer de fertilizantes a todo el mercado nacional. A pesar de esto, hay muchas esperanzas sobre lo que pueda ocurrir en este 2022.

Modificado por última vez enMartes, 01 Febrero 2022 15:24
P. El Emprendedor

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa