BANNER LARGO PREGUNTA LVS

Ingresar

¿Podría ser la agricultura familiar una solución a la crisis alimentaria?

Según expertos más del 85% de la producción de alimentos del país proviene de la agricultura familiar a pesar de los problemas que vive el sector primario


La situación socio política que vive la nación ha hecho que los niveles de producción hayan caído a niveles dramáticos, equivaliendo en muchos rubros a lo que se producía hace 30 o 40 años. Sin embargo, el nulo poder adquisitivo de los ciudadanos ha hecho que esto no se vea reflejado en los anaqueles, ya que el consumo del venezolano es mucho más bajo de lo promediado en la región.

Por este motivo es que algunos voceros han señalado a la agricultura familiar como un mecanismo necesario para resolver algunos de los problemas estructurales que tiene el sector primario y ayudar a los agricultores venezolanos. Para conocer más al respecto El Emprendedor entrevistó a Juan Carlos Montesinos, presidente de la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar (AVAF).

El abogado señaló: “Según la FAO es una forma de organizar la agricultura, ganadería, pesca, silvicultura y pastoreo que son administradas y operadas por un grupo familiar. Es muy importante entender que la agricultura familiar abarca todos los rubros, pudiendo tener trabajadores externos a la familia, pero sus operaciones dependen directamente de ellos”.

El gremialista expresó que en América Latina existen algunos parámetros que delimitan cuando una unidad de producción pertenece a la agricultura familiar y cuándo no. “Venezuela no tiene todavía estas limitaciones, aunque evidentemente no vamos a considerar a alguien que tiene 3000 hectáreas, pero sí tenemos el caso de asociados que tienen 1.500 hectáreas donde viven su fundador junto a sus hijos y descendientes. Cada uno ha formado su familia, son independientes y realizar diversas actividades productivas relacionadas a la tierra, desde sembrar maíz, tienen ganado de doble propósito, etc.”, expresó.

El especialista mencionó que la agricultura familiar puede ser una oportunidad de negocios para los emprendedores, ya que según estudios de las FAO el 80% de los alimentos que se consumen en el mundo son producidos por unidades familiares, evidenciando la importancia que tiene esta práctica. “Venezuela no escapa de esta realidad, ya que en el país hay 434 mil unidades de producción agrícolas, de las cuales 383 mil son unidades agrícolas familiares. Por su parte la caficultura en un 95% están en manos de esta forma de trabajo al igual que la producción de cacao, la fruticultura en un 100%, la horticultura en un 100% y la ganadería en un 80%”, puntualizó.

¿Qué capacidad de expansión tiene un emprendimiento de agricultura familiar?

Una de las características de la agricultura familiar es que tiene una capacidad de expansión bastante elevada, pudiendo competir con cualquier agronegocio que exista en el mercado. Así lo señaló el ingeniero Saúl López, presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos al Periódico El Emprendedor, quien comentó lo siguiente: “Muchos productores pertenecen a la agricultura familiar pero no lo saben justamente por el desconocimiento que abunda en el país. Algunos quieren etiquetarse como grandes productores cuando en realidad no lo son, perteneciendo al primer grupo que abarca hasta el 70% de la producción local”.

Aseguró que muchos afiliados a gremios como Asoportuguesa forman parte de la agricultura familiar, donde algunos cuentan con tierras de hasta 300 hectáreas y la administración y gerencia de las operaciones depende del mismo grupo familiar. Mencionó a la Covap como una de las cooperativas más importantes de España y que es un ejemplo de agricultura familiar, tanto así que se ha visto al presidente de la organización conduciendo su propio tractor.

“Ya a nivel de agricultura familiar consolidada pueden equipararse con cualquier gran empresa agrícola del mercado, tanto así que el 80% de la producción mundial de alimentos proviene de esta metodología, lo que garantiza la seguridad alimentaria en todo el planeta. Hay que considerar también que según muchos indicadores estas prácticas generan menores impactos ambientales, promoviendo el negocio de una forma más sostenible, generando así mayores niveles de equidad en la sociedad y siendo económicamente viable”, argumentó el ingeniero agrónomo con Maestría en Desarrollo Rural.

Puntualizó que la crisis venezolana ha afectado principalmente a los pequeños y medianos productores, creando la necesidad de asociarlos a las diferentes organizaciones para tener el apoyo que hasta ahora no han encontrado. “Por eso la labor de la AVAF, que tiene que integrarlos aún más para darles soluciones a quienes en muchas ocasiones no tienen voz y que puedan tener representación con los tomadores de decisiones, para que se generen programas de agricultura familiar partiendo de una base legal”, explicó.

¿Qué políticas debe ejecutar el estado para masificar la agricultura familiar?

Tanto Saúl López como Juan Carlos Montesinos coinciden en que la agricultura familiar es clave para poder crear una verdadera soberanía en el país. Para conocer las políticas que debería ejecutar el gobierno para impulsar esta área el Emprendedor entrevistó a Edison Arciniega, sociólogo, especialista en Seguridad Alimentaria y  Director Ejecutivo de Ciudadanía en Acción, quien señaló lo siguiente: “Creo que el estado venezolano debe operar de lo urgente hacia lo importante, y en el caso de lo urgente lo primero que necesitamos es restablecer la seguridad jurídica para los pequeños, medianos y grandes productores agrícolas”.

El experto indicó que hay una gran cantidad de mafias rurales que generan un clima de inseguridad jurídica en el campo venezolano, provocando invasiones, ocupaciones y saqueo de las unidades de producción. “Nosotros tenemos al menos 15 unidades de producción al mes que son atacadas por estas mafias y el grueso de esas unidades pierden al menos un 45% de sus bienes de capital, porque el negocio de estos grupos no es repartir la tierra sino robarse los sistemas de riego, tractores, sistemas de ordeño, etc.”.

Propiedad privada,  seguridad personal y financiamiento

El sociólogo hizo un llamado al estado para que elimine todos estos grupos de delincuencia organizada que atentan contra la producción nacional. “Lo segundo es garantizar la propiedad, que eso es parte de la seguridad jurídica, porque aquí no va a existir inversión si no puedo tener garantías de que lo mío es mío, porque en el campo los tiempos de inversión y de desarrollo son quinquenianos”, explicó

El especialista sumó a estos puntos la seguridad personal, ya que debido a los altos índices de inseguridad los campesinos no pueden vivir en sus centros de producción. “El productor necesita vivir en su unidad de producción. Aquí tenemos productores en los pisos térmicos altos como Trujillo, Mérida, Barinas y del Táchira que no pueden vivir en sus unidades así como de los pisos térmicos bajos porque hay grupos dedicados a la extorsión y al delito que les hacen riesgoso vivir en sus unidades de producción”, manifestó.

Aseguró también que con solucionar estos puntos urgentes el entorno anímico mejoraría significativamente, reflejándose en las cifras de producción. Sin embargo, mencionó que el acceso al crédito y al financiamiento es uno de los aspectos importantes que deben ser tocados para levantar definitivamente al sector primario.

 “Ya pasó algo bueno y es la reactivación de la bolsa agrícola y pecuaria de Venezuela, lo que va a ayudar a captar financiamiento a través de la bolsa y dirigirlo al sector primario a través de los medianos y grandes productores. Necesitamos también crear mecanismos de trazabilidad por la vía de los criptoactivos para que los pequeños, medianos y grandes productores puedan obtener financiamiento, ya que el campo necesita dinero y en Venezuela el campo agrícola no supera los 15 millones de dólares”, expresó.

Política de ruralidad

Hizo énfasis en generar una política de ruralidad orientada a arraigar población en el campo. “Nosotros en 10 años pudimos haber perdido 200 mil familias rurales y eso es perder campesinos y el campesinado no es algo que se genere por ósmosis, ya que es un ser humano que tiene una especie de homeostasis para adaptarse a vivir en un entorno tan hostil como el rural”, argumentó.

Finalizó con que estas políticas deben estar orientadas a generar condiciones de vida que le permitan al agricultor vivir en su tierra para aprovechar al máximo sus recursos. “En el campo no hay servicios públicos, no hay buena agua, luz, educación, gas, así que es extremadamente hostil vivir en el campo venezolano, casi que como vivir en 1940 y eso dificulta que la población permanezca allí”, aseveró.

Así es como con toda esta información se puede apreciar que la agricultura familiar es una potencia que mueve más del 80% de los alimentos en el mundo y Venezuela no es la excepción. Para que siga surgiendo es necesario que el gobierno tome cartas en el asunto y emita políticas que acaben con los problemas que se tienen en la actualidad.

P. El Emprendedor

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa