Banner horizontal Angel Barcelo

Ingresar

¿Estamos ante un problema económico o político?

 El Director de Relaciones Institucionales de la Escuela Latinoamericana de Gerencia, José Coa, insistió en dejar la costumbre de culpar al otro



Muchas personas se encuentran “sumergidas” en un escenario negativo, cuando son éstos los que propician mayores posibilidades de desarrollo y de evolución.

Así lo manifestó José Manuel Coa, Director de Relaciones Institucionales de la Escuela Latinoamericana de Gerencia en entrevista con el periódico El Emprendedor.

Coa argumentó que se habla de evolución, precisamente porque es en estos escenarios de crisis cuando se desarrollan productos o servicios que “cambian las circunstancias de vida del ser humano”, indicó.

A su vez precisó que “no en vano, después de las guerras mundiales que hemos tenido es donde se han realizado los más grandes inventos, ya que nacen para satisfacer necesidades única y exclusivamente de permanencia de la humanidad en el planeta”, sostuvo.

El periodista agregó que cuando una persona se ve sumergida en crisis siempre va a tener dos opciones: la de estar peor o mejor. “Siempre las circunstancias te condicionan a que vas a tender a estar peor. Pero cuando la persona asume esa autoconfianza, entiende su entorno y controla las condiciones que puede manejar es donde surgen las ideas”,  explicó.

Coa aseguró que en el escenario político venezolano está ocurriendo algo muy puntual: “comunicacionalmente se quiere hacer ver que en Venezuela hay un problema económico ya que es lo que nos ha incidido de manera directa; no alcanza el sueldo, los productos cada día más caros, etc. Pero cuando te sientas a ver el problema real por el que atraviesa Venezuela, es un problema político”.

Aclaró que con político se refiere “no a que es culpa de Maduro o Ramos Allup, sino culpa de cada uno de los venezolanos que no asumimos nuestra verdadera postura política ante los escenarios de crisis, sino que nos resguardamos en la vieja conducta de “ese presidente no sirve”, “ese alcalde no sirve”, pero nuestro comportamiento hacia eso que criticamos no lo manifestamos.

Finalmente dijo: “por eso quiero cerrar con una adagio que siempre repito que dice ‘dime qué tanto criticas y te diré qué imitas’. Lo importante aquí es, a esos pequeños y medianos empresarios, es darles conocimientos de por qué sí hay una factibilidad total”.

Puntualizó que pese a que el poder adquisitivo del venezolano no es el mismo desde hace tres años, pero el proceso de adquisición se tiene que ver satisfecho por productos y servicios venezolanos y “todo el que tenga una idea de productos o servicios va a tener éxito aquí en Venezuela”.

 

Información adicional

El potencial oculto que guarda el fabricante venezolano (y no lo sabe)

¿Qué pasa cuando se paraliza una fábrica en Venezuela? ¿Es el fin de todo? 


En el contexto venezolano actual, pareciera que hay dificultades hacia dondequiera que se dirija la mirada y esto no es necesariamente así, pues el futuro pertenece a aquellos que saben afinar este sentido, desarrollarlo y ver más allá.

Una de las quejas comunes del empresario promedio es el poco incentivo a la producción nacional, por lo que en este momento no son pocas las fábricas que se encuentran literalmente paralizadas en el país.

Ahora, ¿Es esto irremediablemente el fin? ¿Y si existiera otra carta por jugarse? La de crear un producto paralelo o distinto con una capacidad instalada existente.

Quizás lo anterior pueda ilustrarse con el ejemplo de alguien que vende tortas. Resulta que la escasez de algún ingrediente impide su elaboración. Acá es donde es crucial preguntarse: ¿cuál es mi mercado? Pues en este caso, la mayoría son quienes celebran los cumpleaños, y ¿Cuántos productos alternativos pueden requerirse para satisfacer esta demanda? Muchos.

Dejemos los ejemplos a un lado y vayamos a los casos de éxito palpables. Amadeo Medina y Vanessa Valencia son dos mexicanos cuyo caso cae como anillo al dedo para ilustrar esto.

Él tiene una pasión desbordada por el ciclismo y a ella le encanta mejorar la vida de las personas. Es así como formaron en 2011 Ecotenka, dedicados a fabricar productos para personas con discapacidad utilizando materiales de bicicletas.

“Dos egresados de la UNAM son pioneros en el diseño de bicicletas para las personas con capacidades diferentes en México. Lo mejor es que son más ligeras y económicas en comparación con las que se comercializan en países desarrollados”, precisó el medio especializado Entrepreneur.

He allí la importancia de “ver más allá”. En Venezuela la idea no es para nada descabellada pues según uno de los últimos reportes publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) citadas en un artículo del escritor y científico Ítalo Violo, podría existir en el país un aproximado de 2,8 a 3,2 millones de personas con discapacidad.

Aunado a lo anterior, la demanda no es poca, pues se han reportado en el país los apuros que pasan las personas en el país para conseguir una silla de ruedas.

En este orden de ideas, resulta preciso agregar también que en Venezuela sí existen actualmente fábricas de bicicletas, como el caso de la marca GRECO BIKE, quienes tienen como bandera la comercialización de productos creados, diseñados y ensamblados en el país.

Finalmente, queda abierta la reflexión de que, como afirma el Coach certificado y editor de este medio, William Cejas, “el producto no es el producto, sino la razón por la que te lo compran (…) la gente debe girar y empezar a innovar identificando nuevos productos para su mercado y su misma estructura puede servir para ello”. 

Información adicional

  • Publicado en Ideas

¿Por qué es el momento crucial de emprender en Venezuela?

La transnacional Colgate parece dejar camino abierto a los inversionistas y emprendedores que desean incursionar en producción del mercado de consumo masivo, los siguientes indicadores vislumbran “la oportunidad perfecta”


Información adicional

  • Publicado en Ideas

La Empresa