Ingresar

Lo que puede aprenderse de la empresa que "se niega a morir"

Lo que puede aprenderse de la empresa que se niega a morir Lo que puede aprenderse de la empresa que se niega a morir

En los últimos años, Kodak ha sido una de las empresas más aferradas a la supervivencia a la vez que comete varios errores que la mantienen cerca del cierre ¿qué podemos aprender de ella?


Durante gran parte del siglo pasado, la fotografía era parte esencial de la vida de las personas. Retratar sus vidas y mostrarlas al mundo eran algunas de las tendencias más populares de la época. Todas estas fotos venían acompañadas de un mismo nombre: Eastman Kodak Company.

Entre los años 70 y 80, Kodak era la empresa más importante en el mercado fotográfico, lanzando productos innovadores cada año, y diversificándose a áreas como la medicina y el cine. Sin embargo, a finales de siglo, empresas como Sony o Panasonic comenzaron a lanzar productos digitales que, acompañados del Internet, hicieron que Kodak comenzara a perder público.

Vince Barabba, antiguo ejecutivo en Kodak, aseguró que la empresa sabía que la fotografía digital era una amenaza, y que aun así decidió no hacer nada para tomar este mercado. Afirma que tuvieron casi 10 años para prepararse, y la alta gerencia prefirió fortalecerse en el mercado que manejaban, ignorando el potencial del nuevo mercado.

Poco a poco, la llegada de los teléfonos inteligentes, y el inicio del reinado de los contenidos digitales hicieron que la popularidad de la empresa cayera, al igual que sus acciones, haciendo que esta finalmente se declarara en quiebra a inicios de esta década. Aun así, se negaron a morir, y comenzaron a buscar nuevos financiamientos.

Luego de conseguir dinero para salir de este estatus, la empresa llegó con fuerzas renovadas al CES de 2015, donde presentaron una cámara Súper 8 (formato descontinuado hace varias décadas), con la intención de captar a los amantes del cine y a audiovisualitas experimentales. Sin embargo, han pasado casi 3 años, y Kodak no ha dado señales del lanzamiento del producto.

Luego de esto, la empresa decidió por fin adentrarse en el mercado tecnológico, lanzando su propio Smartphone. Así fue como nació el Kodak Ektra, sin embargo, el mismo dejaba de lado las características que hacen interesantes a los teléfonos celulares, para enfocarse en la calidad de fotografía. Como se esperaba, las ventas no fueron las esperadas, y la unidad quedó en "hold".

Todo esto adquiere relevancia, ya que el último reporte de la empresa reveló que tuvo pérdidas por 46 millones de dólares, una cifra preocupante en comparación con el 2016, donde presentaron ganancias de 12 millones. Así fue que Kodak decidió prescindir de 452 trabajadores en EE.UU., un 7% de toda su fuerza laboral, y negándose una vez más a morir.

¿Qué aprendizaje nos deja? Kodak deja dos mensajes muy claros, uno que describe positívame a quienes administran la empresa, y otro que hace todo lo contrario. El primero es el alma de la supervivencia, de la importancia de no rendirse, y de la fuerza de voluntad que se requiere para crear una empresa exitosa.

El segundo mensaje va más enfocado en el desarrollo de estrategias que no se adaptan a las necesidades actuales, lo que se demuestra en que gran parte de los problemas de la empresa vienen por su falta de adaptabilidad. Siempre hay tiempo de cambiar, y Kodak debe darse cuenta.

Noticias que expanden tu mente y tu negocio
Recibe las 10 mejores noticias
de la semana en tu correo

El Emprendedor

Somos el primer periódico venezolano de Emprendimiento e Innovación, que inspira, informa y motiva el desarrollo empresarial.

Sitio Web: www.periodicoelemprendedor.com
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa