Ingresar

Control de cambio: ¿estrategia política o económica?

Control de cambio: ¿estrategia política o económica? Control de cambio: ¿estrategia política o económica?

Ante comentarios del director de Hinterlaces Oscar Schémel, ha nacido una polémica en el país en la que se asegura que el discurso político gubernamental ya no es satisfactorio


A finales de esta semana surgió una polémica en el ámbito político y económico de Venezuela cuando el presidente de la encuestadora Hinterlaces, Oscar Schémel, aseguró que tanto controles de cambio como controles de precio están afectando seriamente la economía nacional.

"El control cambiario no ha servido para controlar el precio del dólar, el control de precios no ha servido para controlar la inflación, cuando los excesivos controles se presentan y se prolongan en el tiempo, generan corrupción e improductividad”, afirmó en el contexto de la reunión de la Asamblea Nacional Constituyente.

Pero el discurso no paró ahí, sino que Schémel aseguró que es importante la toma de decisiones de manera veloz, ya que la situación que vive la sociedad venezolana es compleja. Explicó que de no pasar a la acción con brevedad, el contexto económico será mucho más complejo.

"La gente está sufriendo por la inflación y el desabastecimiento. No hay tiempo. Hay que dar respuestas inmediatas (...) hay que trabajar con las leyes económicas, no se puede ir en contra de estas (...) La luna de miel es corta. Muy pronto observaremos con mucha mayor intensidad estas demandas, muy cerca de nosotros como constituyentes", finalizó.

Ante estos comentarios, el primer vicepresidente de la Asamblea Constituyente, Aristóbulo Istúriz, opinó en forma de respuesta a Schémel que la situación no es completamente tan sencilla ni controlable, ya que se trata de un ataque realizado por entes externos (como los posibles bloqueos y medidas de Trump) a través de una guerra económica.

Previamente Istúriz aseguró que el control de cambio era una medida mucho más política que económica, ya que la misma permitía la estabilidad en el país porque no permitía que los más pudientes acapararan la compra de divisas. Explicó que en su momento, la falta de control ocasionó una fuga masiva de dólares.

David Paravisini, también miembro de la ACN, aseguró recientemente que ese es el verdadero valor de estas políticas, afirmando en una entrevista con Unión Radio: “Si se libera el tipo de cambio, como ocurrió en 1989, con CAP, los precios se podrían estabilizar, pero se dejaría afuera a 80 % de la población, porque los más poderosos son los que tienen mayor acceso a las divisas”.

Ante esta respuesta, la periodista Maripili Hernández opinó que ambas situaciones ya no son comparables porque los tiempos han cambiado y las herramientas (como el internet y las transferencias electrónicas) no permiten que se pueda controlar efectiva y satisfactoriamente el precio del dólar, y es por eso que debería revocarse la medida.

Vemos así que en la política venezolana existen dos discursos completamente opuestos. El primero es uno limitante, enfocado en que los problemas del país vienen dado por factores externos. El segundo discurso, mucho más cercano a lo realizado por Schémel, es el que promueve a la acción.

Este primer discurso ha sido mucho más enfocado en la victimización, apoyándose de las distintas reacciones que han nacido en el ámbito político y económico internacional, muchas veces justificadas, para demostrar lo que ha venido viviendo el país en los últimos años.

Este segundo discurso, mucho más enfocado en la autocrítica y menos en culpabilizar a los demás, estaría ganándose el favor de las personas, no solo durante la reunión de la ANC, donde lo expuesto por Schémel fue apoyado por la mayoría, sino también en la opinión publica.

Sin duda se trata de dos discursos que apelan a públicos distintos, pero todo parece indicar que gran parte de la población apoya más el discurso de la acción, ya que incluso al revisar las redes sociales puede encontrarse un amplio apoyo a lo expuesto por el director de Hinterlaces, y repudiando la falta de proactividad en las políticas nacionales.

Si bien es cierto que en gran parte de estos sectores no se desestima que el declive de la economía venezolana estaría influenciado por entes externos al gobierno, sí se insta al mismo a dejar de exponerlos y a comenzar lo más pronto posible con medidas que combatan la situación.

Es difícil hacer cualquier tipo de valoración exacta en cuanto a qué es lo que debe esperarse del futuro de este tipo de políticas y el verdadero uso que tienen estas en el país. En muchos casos se trata de especulaciones que tampoco llevan a la solución de los problemas que afectan al venezolano.

Noticias que expanden tu mente y tu negocio
Recibe las 10 mejores noticias
de la semana en tu correo

El Emprendedor

Somos el primer periódico venezolano de Emprendimiento e Innovación, que inspira, informa y motiva el desarrollo empresarial.

Sitio Web: www.periodicoelemprendedor.com
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa