Ingresar

Empresas comienzan a capitalizar la "cultura de la prisa" de los Millennial

La industria informática y de la tecnología podría haber sido la primera en implementar el estilo de vida “obsesionado con el trabajo”



La generación Millennial se caracteriza por poseer una cultura de “no detenerse y celebrar el ajetreo del trabajo”. Una cultura obsesionada con el esfuerzo, incansablemente positiva, con poco sentido del humor y sumamente enfocada en lo que hacen.

Es por estas características que algunas marcas o empresas sacan provecho y ven oportunidades de negocios en la obsesión de los millennials por el trabajo y esfuerzo, los cuales al parecer nunca son suficientes.

Empresas como WeWork que ofrecen en sus instalaciones cómodos lugares para que los trabajadores Free Lance utilicen sus instalaciones para trabajar durante horas. En el lugar se observan afiches y carteles con frases como “Haz lo que amas”, “Trabaja más duro” o “No te detengas cuando estés cansado, detente cuando acabes”.

Rise and grind” (levántate y esfuérzate), es el tema de una campaña publicitaria de Nike y el título del libro de uno de los empresarios inversores de Negociando con tiburones (Shark Tank). Las empresas o marcas de alguna manera promueven el esfuerzo incansable y agotador de los millennials con la finalidad de vender productos o servicios.

WeWork tiene oficinas en 27 países y 400.000 inquilinos, entre ellos un tercio de las compañías en la lista Global Fortune 500. Esta empresa de co working logró exportar el concepto de que la adicción al trabajo es algo positivo.

El lado negativo

“La mayoría de las personas que promueven la obsesión con el trabajo no son quienes realizan ese trabajo”, dijo David Heinemeier Hansson, cofundador de la empresa de software Basecamp y autor del libro It Doesn’t Have to Be Crazy at Work.

Hansson explicó que pasar muchas horas en el trabajo no mejora ni la productividad ni la creatividad; sin embargo, representaría la justificación de la riqueza de aquellas personas que son dueños de las compañías que promueven esa filosofía de vida.

Inicio de esta cultura

La industria informática y de la tecnología podría haber sido la primera en implementar este “estilo de vida” cuando empresas como Google ofrecieron a sus empleados alimentación, sesiones de masajes y visitas médicas en las instalaciones de sus oficinas.

Las empresas pretendían que con estos beneficios captar al mejor talento humano y mantenerlos el mayor tiempo posible en sus escritorios trabajando.

Información adicional

Reporte del FEM asegura que sólo el 1% de las empresas se digitalizan

De acuerdo con el informe del Foro Económico Mundial, para este 2018 se estima que se invirtiran 1.2 billones de dólares, en transformación digital empresarial



Desde principios del 2000 la revolución tecnológica ha hecho correr a las empresas para adaptar sus tecnologías a la nueva era digital, y un buen porcentaje lo ha intentado. Sin embargo, parece que no han logrado dar los pasos necesarios para adecuarse a los nuevos tiempos.

Al menos así lo hace ver, un reciente reporte del Foro Económico Mundial (FEM), compartido por Nicholas Davis, líder de innovación y sociedad para el FEM, que señala que pese a las millonarias inversiones que realizan las empresas en tecnología para lograr la transformación digital, solo 1% logra hacerlo de manera exitosa.

De acuerdo con el FEM, este año las empresas de todo el mundo gastarán más de $ 1.2 billones en sus esfuerzos de transformación digital y, sin embargo, el análisis sugiere que solo 1% de las firmas lo lograrán.

¿A qué se debe esto?

Davis, indicó que este porcentaje es tan bajo, es debido a que se piensa mucho en “qué hacer cuando llegue la transformación pero no sabemos qué hacer o qué queremos decir con ella”.

Asimismo, aseguró que “para poder transformar de lleno una empresa se debe pensar en nuevos modelos de negocio. Una transformación sin factor digital es laboriosa, nos la pasamos pensando en cuánta nueva tecnología necesitamos pero no pensamos qué queremos hacer con esta transformación. Se debe tener una clara estrategia digital de qué se quiere lograr con la transformación para después pensar en invertir en ella”.

Mientras tanto, Christian Rast, director global de tecnología y conocimiento dela firma KPMG International, citó un estudio que reveló que solo un tercio de los ejecutivos confían en la tecnología y las capacidades analíticas de su organización, incluso cuando reconocen los beneficios de adoptarlos.

En este sentido sugirió que una forma de lidiar con el déficit de confianza, que disuade a los ejecutivos de ingresar al dominio digital, es trabajar con otros, por lo que les aconsejó no tratar de ganar la carrera solos, sino trabajar en conjunto.

Avanzar en la transformación digital sin fracasar

Por otro lado, entre las conclusiones del informe del FEM, aconsejan que para avanzar en la transformación digital, y no fracasar en el intento, se debe:

  • Comprender mejor dónde las tecnologías digitales tienen un mayor efecto, y cómo permiten obtener nuevos productos en el mercado.
  • Probar nuevos modelos de financiamiento.
  • Adoptar nuevas formas más estructuradas de alianzas y trabajar en conjunto con ellas.
  • Hacer un inventario de iniciativas digitales que le permitirá aclarar dónde se están realizando inversiones, destacando patrones y riesgos que se deben abordar primero.

Información adicional

  • Publicado en Mercados

Sector privado estuvo presente en la ExpoVenezuela 2017

En el encuentro empresarial periódico El Emprendedor notó la participación de empresas reconocidas del sector empresarial como la participación de pequeñas empresas que mostraban y promocionaban sus productos 

Información adicional

  • Publicado en Eventos

La Empresa