Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 147
Ingresar

¿Es más barato comprar ropa usada que invertir en la industria textil?

En tiempos de recesión económicas son varias las oportunidades que hay para invertir, crear nuevas formas de negocios o potenciar los existentes, y el sector textil no se escapa de esta realidad 



En tiempos de inflación comprar ropa nueva en Venezuela se ha convertido en un dolor de cabeza para muchas personas que desean verse bien o estar presentables, más aún si el dinero que perciben solo sirve para cubrir las necesidades básicas como alimentos y medicinas.

Actualmente son varias las iniciativas que han surgido en materia de venta de ropas usadas, aunque no es un tema nuevo porque desde hace muchos años están en el mercado, ahora es más evidente este tipo de propuestas para paliar la situación y estar "medianamente presentable". Ahora, se pueden ver con mayor frecuencia en mercados populares o tiendas físicas que tienen tiempo ofreciendo este servicio.

Ropa usada: ¿problema o solución?

Pero, ¿es más barato comprar ropa usada que invertir en la industria textil? Con la situación socioeconómica que vive nuestro país y la constante limitación que hay para adquirir divisas, el sector textil se ha visto seriamente afectado en los últimos tiempos lo que da pie a nuevos mercados vinculados al sector.

Tanto es así que el presidente de la Asociación Textil Venezolana (ATV), David Fihman, anunció recientemente que las distintas empresas que conforman este gremio trabajan con menos del 10% de su capacidad instalada por la falta de divisas para comprar materia prima y los insumos requeridos.

Producto de esta situación que atraviesa la actividad, los puestos de trabajos se han reducido alrededor de 5.000, una cifra considerable si se compara con la que se vivía en la década de los 80 cuando las empresas textiles empleaban aproximadamente 20.000 personas.

Situación desfavorable para este sector pero para otros es una oportunidad para reinventarse y ofrecer alternativas viables. Tal es el caso de Closettine, una plataforma que les permite a los usuarios comprar y vender ropa de segunda mano de forma cómoda, rápida y confiable, a través de un clic.

Este emprendimiento, al poco tiempo de creado, tuvo la visión de ir más allá y darle a la ropa de segunda mano un uso diferente, incentivó el reciclaje de las prendas con la intención de minimizar la cantidad de residuos textiles que a diario van a parar a los basureros del país. Su idea es usarla como materia prima para elaborar nuevos productos y aportar más al público venezolano.

Parte de ese material, incluso, se ha podido emplear para hacer peluches y regalarlos a niños del Hospital de Niños J.M. de los Ríos, en Caracas.

Oportunidades en la mira

No obstante, aunque el negocio de la ropa usada cada día se está volviendo más rentable para minoristas y pequeños emprendedores, no hay que dejar a un lado el hecho de que en algún momento la industria textil se verá más afectada de lo habitual.

Así ocurre en países africanos como Ruanda y Ghana que han visto desaparecer este sector porque les resulta más costoso producir y además se levantaron las barreras proteccionista del mercado.

Información adicional

  • Publicado en Consumo

La Empresa